Loading...

Follow by Email

martes, 31 de marzo de 2009

Reunión


Reunión de mate girando
de mano en mano en la rueda,
mientras adentro del rancho
la moza andando se empeña
en preparar las hogazas
que han de usar para la cena.
De pronto se escucha un trino
casi al final de la siesta
engalanando la brisa
un acorde que se eleva
y se posa como un pájaro
entre las ramas enhiestas.
Contrapunto de unas manos
que no han de quedarse quietas
y templan una guitarra
para formar una orquesta.
Y a pesar de la sequía
y que se ven anchas grietas
que se agrandan cada día
en el seno de la tierra
la guitarra suena airosa
con sus músicas más bellas,
que se elevan hasta el cielo
clamando por menos "seca".
El coro de aquellas voces
tiene al fin una respuesta
ya que se siente en el aire
que se acerca una tormenta.
Y las gruesas gotas caen
sobre la tierra reseca
que ansiosa abre sus brazos,
y se las bebe, sedienta.
Y la implorada lluvia
bendice aquella cosecha
mientras cantando a su ritmo
el agua danza en la aldea

sábado, 28 de marzo de 2009

Ford Falcon se vende




(Aviso que salió publicado en los clasificados del periódico aquella mañana de 1983, unos meses después en que recuperaramos nuestra democracia)


Alfredo se asombró porque era un muy buen auto, pero verdaderamente lo vendían a un precio absolutamente irrisorio.

Así que se decidió y lo compró; llegó a su casa, subiò al 1er piso, y desde la ventana lo contempló orgulloso; lo dejó estacionado frente a su casa en la calle (no tenía garage); se fue a dormir y cuando a la mañana siguiente se asomó a la venana, el auto no estaba allí.

Inmediatamente se dijo: "Me han robado!", y bajó a mirar el lugar vacío; se dirigió entonces a una comisaría cercana a hacer la denuncia, pero al llegar a la otra calle se quedó de una pieza, porque el auto estaba allí, estacionado y en perfectas condiciones; lo llevó hasta su calle, lo revisó... todo estaba en orden.

Al anochecer miró de nuevo por la ventana, el auto estaba en el lugar que él lo había dejado; ya tranquilizado se fue a dormir.


A la mañana siguiente bajó y cuando salió a su puerta, el auto ... !de nuevo había desaparecido!...

Se dijo "¿Habrá sido una cuestiòn de suerte ayer?" pero pensó que quizà se repitiera la misma situaciòn y comenzó a recorrer las calles cercanas... ¡Efectivamente! Allí estaba!...

Lo volvió a llevar a su casa, y habló por telefóno con un amigo; por supuesto que este le dijo que estaba loco, o que sufría de insomnio,y que era él mismo quien llevaba el auto de un lado a otro.

No obstante, Alfredo insistió tanto que Carlos decidiò quedarse con él en su casa, para observar la situaciòn.

Ni qué decir que a la mañana siguiente, el auto tampoco estaba.
Entonces Carlos le dijo: "Mirá, Alfredo, yo voy a traer mi coche, lo voy a estacionar detrás del tuyo, y nos quedaremos haciendo guardia por la ventana;yo insisto en que no hay otra explicación que sos sonámbulo... y si te veo bajando y guiando el auto yo te seguiré, y el misterio se aclarará".

Alfredo y Carlos se sentaron junto a la ventana del primer piso y se dedicaron a vigilar; a veces el sueño los vencía y cabeceaban, pero los autos -tanto el Ford Falcon como el de Carlos- seguían ahí....

Seguían observando atentamente, cuando de pronto... el Ford Falcon comenzó a moverse lentamente -sin conductor- y Carlos y Alfredo se lanzaron por la escalera, hacia el auto de Carlos para seguirlo.

¿Què era aquello? ¿Un auto fantasma?; ninguno de los dos podía creer lo que estaba viendo!...pero el auto avanzaba por la silenciosa madrugada de Buenos Aires hacia un destino desconocido; el FordFalcon finalmente se detuvo y sus seguidores también, a prudente distancia para poder observar que sucedía.

Entonces los dos amigos vieron que el baúl se abría solo, y aunque NO HABÍA ABSOLUTAMENTE NADA dentro de él, escucharon claramente el golpe de los cuerpos atados que arrojaban contra el suelo,y los gritos de los jóvenes que previamente habían denigrado hasta límites insospechados, unos segundos antes de que fuesen fusilados.

Instantes después el baúl del Ford Falcon se cerró y el auto volvió hacia el barrio del comprador estacionándose nuevamente en otra calle.


A la mañana siguiente, Alfredo acudía al diario a poner un aviso: FORD FALCON SE VENDE....

domingo, 22 de marzo de 2009

!Qué cosa con los hijos!

Pensar que Dédalo, consiguió TODAS las plumas necesarias (!y vaya a saber uno lo que tuvo que hacer para obtenerlas!), a fin de construir las alas que pegó con cera con tanto cuidado, para así poder escapar de prisión con su hijo Icaro, y siendo que el resultado final fue absolutamente satisfactorio y pudieron escapar.

Con todas las advertencias que le hizo...¿Icaro tenía que arruinar la fiesta dirigiéndose al Sol?

viernes, 20 de marzo de 2009

La "investigación" de mis raíces.

Sí, sí estaba muy decidida a bucear en los orígenes de mi apellido, así que me dirigí sin dudarlo ni un instante al Hotel de los Inmigrantes.... publicaciones casi diarias sostenían que allí uno podía saber de que barco habían bajado sus abuelos, con horas, minutos y segundos, quien había sido el capitán de aquella embarcación,etc,etc.

Me dije que con los medios de comunicación que tenemos ahora, tan rápidos, tan eficaces, tan óptimos, no había forma de que apareciera inconveniente alguno. REcordaba nostalgiosamente, aquellos hombres que en las oficinas dle ferrocarril o de correos, utilizaban sus "manguitos"(no recuerdo bien su nombe) sobre la camisa hasta la altura del codo ,para no ensuciarse sus blanquísimas camisas, y mientras viajaba hacia el actual "Hotel de los Inmigrantes" me decía muy segura de mí misma todo lo antedicho, que iba a tener el privilegio de la modernidad y su indudable eficacia.

Que para mí seria muy grato investigar, descubrir sobre mis orígenes, y que seguramente las personas que allí atendían me solventarían todas las dudas, me abrirían los caminos, me evitarían los escollos administrativos que siempre conlleva una tramitación.

Cuando llegué me dirigí a una señorita que estaba en el mostrador de Informes, y le dije lo que deseaba hacer. Su lacónica rspuesta(levantando los ojos de la revista d emodas que estaba leyendo) fué: "saque número ahí..."( señalándome displicentemente hacia un lugar ambiguo) y se enfrascó de nuevo en la lectura,(no observé si también se estaba pintando las uñas, !que distracción!)

Me dió un trabajo infinito encontrar el "ahí" pero finalmente lo logré y saqué el número 327. Me dirigí nuevamente hacia la señorita de "Informes" y le pregunté: "donde tengo que esperar señorita?" .Nueva rspuesta: "ahí"...

Como había varias puertas hice una investigación preguntando a los 326 que supuestamnete estaban adelante mío, y finalmnete.... llegué al lugar indicado!....

Me atendió una señorita(que no era la misma de Informes), a la cual me dirigí diciéndole que deseaba indagar en mis orígenes; le dí mi apellido,buscó en la PC y me contestó: "ese apellido no existe"...

! Pero ,señorita! si sé perfectamente que mis abuelos vinieron aproximadamente en el año 1915 a la Argentina, y estoy absolutamente segura que tiene que estar la información en algun lado".

-Le repito, su abuelo no existe... (y llama al 327)

-Señorita! por favor! no me diga eso, mi abuelo es obvio que no existe, si es que se ha muerto hace algún tiempo, pero el apellido tiene que estar... De dónde saqué yo el apellido que llevo?

-!Ah, eso no lo sé!,pero le digo que aquí no le puedo solucionar nada (re-llama al 327)

-"Señorita, hacen propaganda a diario diciendo "vengan al Hotel de los Inmigrantes, que un sistema moderno, eficaz, impecable les contará la historia de sus abuelos, el barco en que vinieron,etc,etc,etc"

-"Señora, yo no tengo la culpa, la propaganda no la hice yo, le repito, sus abuelos no existen, aquí su apellido no figura..."

El 327 en tanto estaba furioso porque lo habían llamado varias veces y no lo atendían, porque yo no me movía de al lado de la muchacha.

-"Señorita! quiero hablar con el gerente de este lugar! voy a presentar una queja!

-"El gerente está en una reunión, pero no en este edificio..."

-"Bueno, su secretaria..."

-"Está en reunión con el Gerente... no está en el edificio..."

-¿Pero no hay nadie a quien se le puedan presentar las quejas? ESto es una vergüenza!Quiero el Libro de Quejas!"

-"No tenemos Libro de Quejas, porque jamás nadie se ha quejado"...

Cuando retornaba a mi casa recordé que tenía la partida de nacimiento original de mi abuelo(que es un incunable, sin duda alguna) y que mis padres, antes de irse de este mundo, me habían relatado la historia de ese abuelo que no "existía", pero al que (aunque nunca lo conocí) llevo siempre presente en mi corazón.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Una óptica particular



El crítico de arte Perfecto Trípode comenzó a alejarse de aquel cuadro para apreciar mejor su perspectiva;retrocedía tan absorto que no advirtió un desnivel que había en el piso de la sala y cayò.
Desde esa nueva y particular óptica, descubrió que era muchísimo más divertido no ser perfecto.

lunes, 16 de marzo de 2009

Lenguas de fuego




Aquel pájaro observó angustiado como las llamas se acercaban raudamente hacia el árbol donde había construído su nido.
Desesperado, intentó huir, pero al echar vuelo, una de las lenguas de fuego hizo presa de sus alas y las incendió.
Las batió intentando salvarse, pero comenzó a descender vertiginosamente; cuando cayó en aquel campo vecino, inclinó la cabeza para morir, y mientras sus alas caían abatidas, tomaron contacto con el pasto, iniciándose así un nuevo incendio.

sábado, 14 de marzo de 2009

Trenes




Los descubrí con nostálgicos ojos
descascarados esqueletos en las vías,
y recordè la infancia de sonidos,
de blanca luz, de intensa poesía.

Descubrí el paso raudo de los trenes
por las vías de las calles de mi barrio.
¡Cuántas cosas intensas de nostalgias
apretadas en los puños del antaño!.

Recordé ir de la mano de mi madre
caminando, observando bien las vías,
sus palabras, intensas de cuidados,
ayudándome a crecer, día por día.

Así los ví, oxidados por el tiempo
los vagones aquellos de mi infancia,
recostados contra el cielo color plomo
esqueletos rumorosos de distancias.

Cuantas palabras ocultas en sus senos,
depositarias de historias sin fronteras,
la magia de un vagón con sus rumores
trae a mi alma rumor de brisas frescas.

Aquel encanto ha sido hecho añicos,
hoy el vértigo febril de nuestros tiempos,
nos lleva a devorar hora tras hora
en aras del confort y del progreso.

Recuperemos los ojos de la infancia
asombrados, curiosos, tan inquietos,
y revivamos en horas de nostalgia,
la mágica actitud de aquellos tiempos.

viernes, 13 de marzo de 2009

No estás, papá, no estás

No estás, papá,no estás,más pese a todo,
mi corazón te siente cotidiano,
tu alma anda junto a la mía,
unísono el andar de nuestros pasos.

No estás, papá, no estás,más pese a todo,
yo no siento tu espíritu lejano,
sigo escuchando tus cálidas palabras,
en nuestras largas charlas, mano a mano.

No estás, papá, no estás,mas pese a todo,
desde lo inconmensurable de lo eterno,
estás por siempre presente entre nosotros,
tu grandeza nos sigue sosteniendo.

No estás, papá, no estás,más pese a todo,
al estar caminando las estrellas,
acompañas los instantes en la vida
de tu familia, que estamos en la tierra.

No estás, papá, no estás,mas pese a todo,
desde la amplitud de lo infinito,
estás cada vez más entre nosotros
y en nuestros corazones, estás vivo.

(Hace más de 10 años que murió mi padre, y este texto fue escrito poco tiempo después que se fue, y dice exactamente lo mismo que escribiría hoy)

jueves, 12 de marzo de 2009

Decisión

Ella podía ser muy comprensiva con su hombre..

Pero estaba cansada,... todo el día atendiendo los niños, limpiando la casa, haciendo la comida...¿Cuando iba a entender su marido que ella también necesitaba distraerse?

Y hoy, justamente hoy, que lo esperaba para decirle lo que había decidido, él se demoraba.

Finalmente, vió que se acercaba,y de inmediato le dijo: "yo también tengo derecho a salir, por lo tanto de los niños y de la casa hoy te encargarás tú".

Y levantando vuelo, se fue a posar en el nido que estaba tres árboles más allá, para poder conversar con su mejor amiga jilguera.

martes, 10 de marzo de 2009

Mi abuelo español-

Venancio, mi abuelo
se vino de España,
pisando este suelo
con sus esperanzas.

Se afincó en el campo,
buscó compañera,
y llegó a su lado
Elvira, mi abuela.
Formó su familia,
vinieron los hijos,
fue una vida intensa
y de sacrificios
Con sol o con viento,
todos trabajaban
pequeños y grandes
en largas jornadas
abrieron los surcos,
sin prisa y sin pausa,
la tierra era dura
pero no cejaban.
pasaron los años,
los hijos crecieron,
hubo otros hogares,
llegaron los nietos.
Mi abuela un dìa,
se marchó hacia el cielo,
mi madre a su lado
en esos momentos
Y entonces Venancio
vino a nuestra casa,
vivió con nosotros
y vió nuestra infancia.
Recuerdo nuestras charlas
sobre Geografía
en mi secundaria...
¡ y lo que sabía!
La geografía del mundo
era siempre lo elegido,
y su amadísima España
siempre fue lo màs leído.
Recuerdo su bastón
andando nuestra casa
sus intensos silencios
y sus largas nostalgias.
Tambièn Venancio se fue
tal vez para ver de arriba,
los valles, los olivares
y aquellas verdes campiñas.
Y quiza de alguna estrella
se dirige hacia mi alma,.
para que vivan en mì
los rincones de su España.

Mi abuelo italiano




Abuelo que viniste en aquel barco,
surcando los océanos del mundo,
y a comienzos del siglo XX te afincaste
e hiciste de este suelo tu terruño.

Abuelo, aventurero de caminos
en senderos de historia cotidiana,
llegaste a este paìs, a mi Argentina
con el bagaje del amor y la esperanza.

Abuelo que pasaste por la vida,
y te fuiste, grabando una huella,
que ha quedado impresa en mi alma,
con el orgullo actual de ser tu nieta.

Se me presentan en el alma los anhelos
de tenerte, quererte y escucharte,
pero te tengo presente en cada tiempo
porque vivís en mì, como mi padre.

Esos pequeños huecos del espíritu
por no haber estado en mi historia,
han sido cubiertos totalmente,
¡estás siempre presente en mi memoria!

Abuelo, de vos sólo sé tu nombre,
sin embargo, te he visto reflejado
en el hombre de bien que fue mi padre
y para mì, eso es lo más sagrado.



domingo, 8 de marzo de 2009

Dueña de todo.

Entró a la antigua y maravillosa mansión y comenzó a recorrerla; al llegar a la sala se encontró con 3 cadáveres; pensó en llamar a la policía, pero desistió inmediatamente.

El contrato decía claramente que era la dueña de aquel lugar con todo lo que había dentro

El tango en mi recuerdo.

Presente en mi memoria están los años,


en que mi madre sonriente me contaba,


los galantes sondeos de mi padre,


para lograr poco a poco, conquistarla.


Mi madre, una amante de la danza


con sus hermanas y otras, descollaba


danzando cual eximia bailarina,


y mi padre, tan solo "caminaba"


El seguir el compás de alguna música,


mi amado padre, jamás pudo lograrlo,

y recordamos que todas las veces


se reía intensamente, al intentarlo.


Si nuestro padre no lograba esos pasos,


a cambio, pudo ser un músico en la vida,


que escribió maravillas a mi madre,


con la letra sublime de sus poesías.


Ambos nos hicieron amar intensamente


la belleza de la música, su armonía,


y todos juntos gozamos plenamente


de la dichosa unidad de una familia.


Las nostalgias de mis días infantiles,


el recuerdo presente de mi infancia,


era escuchar el canto de mi madre,


escapándose a través de una ventana,


y al volver a mediodía de la escuela,


solía escucharla mientras me acercaba,


fueran buenos o malos aquellos días,


era un canto su palabra cotidiana


que se elevaba, no me cabe duda alguna,


hasta el cielo, cual si fuera una plegaria,


y se mezclaban en mis oídos infantiles,


un tango, un paso doble, una balada


que vibraban intensos, melodiosos,


grabándose en los rincones de mi alma;


mi infancia luminosa de poemas,


y el canto cotidiano de mi madre,


han quedado impresos en mi mente,


un recuerdo maravilloso e imborrable.


Los acordes armoniosos de una orquesta,


reviven cada instante del antaño,


y me traen raudamente hasta el presente


la vivencia en las letras de algún tango.


Las nostalgias de faroles mortecinos


en la niebla de alguna madrugada,


los tiempos juveniles, la utopía,


de aquellos, mis anhelos de muchacha.


Esquinas color sepia en mi recuerdo,


aunque no viví los rincones del porteño,


he caminado sus calles y sus barrios


inmersa en la etapa de los sueños,


porque abrí los ojos a este mundo


en un rincón querido de ese suelo,


y me vibran en la sangre los acordes


que trascienden los espacios y los tiempos.


La intensidad de las letras y su música,


el pincel en la magia de Quinquela,


el "Caminito" borrado por el tiempo,


el aroma en la flor de "Madreselvas".


Filosofía de la vida del porteño,


en muchas de sus estrofas reflejada,


el amor por la música y el baile,


y un ritmo vital: "La puñalada".


"Taconeando" las calles coloniales,


recordando "La casita de mis viejos"


y sonando en las almas "Cambalache"


en la genial permanencia de Discépolo.


La mágica armonía de algún acorde,


el rítmico acento de aquel bandoneón,


las grandes orquestas donde cada arpegio


llevaba la fiesta hacia el corazón.


La rubia "Mireya" andando las calles,


los barrios porteños de aquel arrabal,


viejos almacenes con luz mortecina,


y los compadritos bebiendo en un bar.


Y el tango vibrando melodioso


en la voz como ninguna de "Malena";


el bar de aquella esquina silenciosa


y un farol alumbrando las veredas.


Viviendo la armonía de esta música,


nos trasladamos vibrantes al ayer,


nuestro zorzal criollo, tan querido


!la voz maravillosa de Gardel!


Envueltos en las brumas de aquel tiempo


perdidos en los ensueños del encanto,


y viviendo en el fondo de mi alma


se me agolpan las memorias de los tangos.


Estos ritmos, las milongas y los tangos,


han llegado a lejanas latitudes,


embajadores que han viajado por el mundo


produciendo entusiasmo a multitudes.


Esta especial música ciudadana,


guarda los anhelos queridos de esta tierra


para mí, hay pocas cosas que la igualen:


es distinta, es única, y es NUESTRA!


martes, 3 de marzo de 2009

No solo soy argentina.

Como hálitos misteriosos
entre remotos instantes
cuando nacía este siglo
llegaron los inmigrantes.
Descendiendo del pasado
y abierto en muchos cauces,
como un caudaloso río
extendiéndose en los valles,
llegaron a esta América
de tan variado paisaje,
nos marcaron con un sino
de tesón y de corajes,
impregnando nuestras almas
de culturas ancestrales,
de una Europa con historia
que nos dejó sus bagajes,
y se mezcló con la tierra
de criollos, con su sangre,
y es por eso que tenemos
estas mezclas culturales,
que no sé si hay latitudes
que pueden tenerla iguales,
y el orgullo de llevar,
sigiloso, en nuestra sangre,
el duendecillo travieso
que anduvo en aquellos lares,
que el corazón atesora
con gratitud incomparable.
Por el país que dejaron
para habitar esta América
adonde hicieron su vida,
fecundando nuestra tierra,
trabajando sin descansos
para lograr las cosechas,
o laborando en fábricas
en tantas duras faenas,
o comerciando y tratando
de lograr ansiadas metas.

Y dónde nosotros somos
como hijos de estos"pagos"
la amalgama de los sueños
de nuestros antepasados.
Es por eso que proclamo
con orgullo desbordante:
! no solo soy argentina!
! yo soy nieta de inmigrantes!

Girar, girar...

Se acomodó cuidadosamente, tomó impulso para girar como un trompo, pero...perdió el equilibrio; lo intentó nuevamente una y otra, y otra vez con el mismo resultado.

Aquello no era para él, decidió entonces asumir su condición de trapecio.

lunes, 2 de marzo de 2009

Huanquelén

Corría, corría Huanquelén por las montañas, retozaba en los valles, jugaba bajo la cascada; sobre su piel morena los rayos del sol brillaban como estrellas en las gotas de agua que se escurrían sobre su cuerpo después del baño bajo el manto de agua rumorosa y cristalina.

Andaba como un gamo sobre las hojas secas del otoño, escuchando el canto de los pájaros, comiendo frutos silvestres; se trepaba a los árboles más altos, en uno de los cuales había construido su atalaya.

En sus constantes exploraciones había descubierto una cueva, en la cual una loba había tenido cría; tenía mucho cuidado de entrar solamente cuando la madre no estaba; sabía Huanquelén qué celosas son las mamás lobas con sus hijos; cuando la loba madre salía en busca de comida, allá iba él a estar con “sus” lobitos; así transcurrían sus días, en medio de la naturaleza, feliz y libre.

Un día, desde su atalaya observó el desembarco de personas extrañas, entre las cuales vió a una niña de piel y ojos claros de alrededor de 8 años; se escondió y a menudo los espiaba como aquel día; cuando le preguntó a su madre quienes eran, le contestó que no lo sabía, pero que seguramente venían del otro lado de las montañas, y le advirtió que por nada del mundo se acercara porque ni ella ni su papá estaban tranquilos si se alejaba demasiado.

Pero Haunquelén que era muy travieso y curioso, siguió espiando, espiando a la niña que andaba caminando siempre cerca de algo que él sabía que se llamaba fuerte; porque Hnuanquelén escuchó a la madre de la niña hablar con ella, y decirle cosas que él no comprendía, pero había escuchado esa palabra; Huanquelén suponía acertadamente que siendo una mamá, como lo era la suya, le recomendaría que no se alejara.

Mientras tanto, Aurora, que así se llamaba la niña, había observado que alguien la espiaba, y ella también decidió salir a investigar, pero cada vez que le parecía ver un movimiento detrás de un arbusto o de una pequeña roca, al llegar ya no había nadie.

Pero seguía insistiendo, y tanto Huanquelén como Aurora comenzaron a recorrer los mismos lugares en distintos momentos; hasta que un día se enfrentaron y la mano morena de Huanquelén y la mano blanca de Aurora se unieron, y ahora allá van por los valles, por las montañas, por el río, corriendo, jugando, riendo, porque las barreras del idioma y las costumbres, todo se supera, con los símbolos universales de la sonrisa y la amistad.

Aquel lugar...

Vivìa a unas pocas cuadras
de ese lugar tan nefasto,
todo el dìa se escuchaba
el ruido de los disparos.

El tableteo asesino
de las ametralladoras,
repetía incesante
su música destructora.

Yo tenía 20 años,
y recuerdo claramente..
.me despertaban los ruidos
y los gritos de la gente....

Así desaparecieron
mentes brillantes, amigos,
la raza de dirigentes,
muchos seres muy queridos.

Hoy contemplo ese lugar
lleno de flores, de plantas,
hay parejas, hay familias....
disfrutando de la plaza.

Se ha limpiado ese horror
de la sangre derramada,
con la inocencia más pura
la inocencia de la infancia.

Por eso ese lugar
tan triste, tan desolado
por esa etapa espantosa
hoy se ha recuperado.

Desde el fondo de la sangre
que yace bajo la hierba
se elevan cantos vitales
nutriéndose de la tierra.

Rescatemos nuestra historia
no permitiendo el olvido.
que viva nuestra memoria
para aquellos que se han ido,
y que hoy nutren de tal modo
nuestros rincones queridos,
reconvirtiendo aquel odio
al brindarse siendo amigos.

Ya no vivo en el lugar,
si hoy por allí camino
se escuchan gritos y juegos
y las voces de los niños.

Se ha reconvertido el odio
en un amor infinito
en una gesta sin fin,
lo mejor del hombre mismo!!

Girar...girar

Se acomodó cuidadosamente, tomó impulso para girar como un trompo, pero...perdió el equilibrio; lo intentó nuevamente una y otra, y otra vez con el mismo resultado.

Aquello no era para él, decidió entonces asumir su condición de trapecio.

El maravilloso legado de Toby

En las frías noches de invierno, Sebastián, el mendigo cojo de aquella esquina, se cubría con cartones y algunos trapos; comía cuando algún transeúnte caritativo le daba una moneda, o le ofrecía algo de comida, pero...

lo que a Sebastián más le dolía era su soledad; hacía tanto tiempo que estaba solo en esa esquina, !tanto tiempo...! La gente pasaba a su lado y ni siquiera lo miraba; es que lo tenían incorporado como "algo" (sí, algo) que estaba siempre ahí...

Solo, solo... durante días, meses... ¡tanto tiempo! Sin embargo, una noche se acercó a él un perrito con tres patas, casi arrastrándose, muy lastimado en una de esas patitas sanas; perdía sangre cuantiosamente; Sebastiàn cortó en tiras algunos de sus escasos trapos, lo vendó y le hizo un cabrestillo y una patita de palo para que pudiera sostenerse mejor...

Desde ese momento, ya no se sintiò solo. Dormía abrazado a Toby (así lo llamó) y se daban calor mutuamente.

Pero su amigo, aún con sus intensos cuidados, empeoraba a ojos vistas, y pocos días después murió; Sebastián enterró a Toby y volvió a su esquina llorando amargamente.

Llegó la noche, y con ella se agudizó su dolor; sus abrazos envolvían la ausencia, sentía un dolor desgarrante... hasta que de pronto alzando los ojos al cielo advirtió que estaba tachonado de estrellas como nunca había visto antes; a medida que miraba iban apareciendo otras ante su asombrada mirada.

Entonces se dijo sonriendo en medio de las lágrimas:

- !¡Pero claro! ! si es Toby que con su patita de palo anda caminando por el cielo, haciendo agujeritos para que así nazcan nuevas estrellas!"

domingo, 1 de marzo de 2009

El conjuro del amor

Aquellos jóvenes que tanto se amaban, fueron a ver al anciano brujo de su tribu y le dijeron que querían estar siempre juntos, hasta que les llegara la muerte, y le preguntaron si había algún embrujo para que eso fuera así ,siempre.
El brujo, le dijo a la muchacha: "debes ir sola al Norte de las mas altas montañas y solo con tus manos y una red cazar un cóndor, sin lastimarlo y traérmelo aquí, dentro de una semana"
Y dijo al joven: "debes ir solo al Sur de las mas altas montañas, y solo con tus manos y una red, cazar un águila, sin lastimarla, y traérmela aquì, dentro de una semana.
Cuando ambos regresen ,les diré cual es el conjuro".
Los jóvenes cumplieron, y al cabo de los días estipulados, cada uno traía en una bolsa el ave que les había pedido el brujo.
Entonces el joven preguntó: "mataremos estas aves para comer su carne y así adquirir fuerza?"
El anciano contestó: "no, no comerán su carne"...
Demandó entonces la muchacha: "beberemos su sangre, para tener poderìo?"
Volvió a responder el anciano brujo: "no, no beberán su sangre"...
Y dijo entonces:
"Tomen las aves, aten una de sus patas a la pata de la otra, bien firmemente y cuando eso esté hecho, dejénlas libres para que vuelen"
Los jòvenes hicieron lo que el brujo les dijo: no obstante, las aves, a pesar de que intentaron emprender vuelo, solo lograron planear a baja altura, cayeron al suelo, y comenzaron a retorcerse cada una intentado liberarse de la otra; instantes despuès se atacaban furiosas...
El brujo les dijo entonces: " no se aten para volar, si así lo hacen terminarán haciendo lo que las aves, peleando y lastimándose; el conjuro para que el amor permanezca es que deben volar uno junto al otro, pero jamás atados.

Impotencia

Gruesas lágrimas caían por las mejillas curtidas del camionero, mientras sentado al borde del camino hablaba con la niña de 9 años que se había cruzado delante de su camiòn pidiéndole que se detuviera.

Sentía una piedra enorme en el pecho, porque ella le había ofrecido su cuerpo y al pedirle por favor que no lo hiciera nunca más, que tenía que jugar, que era una nena, que él le daría el dinero que necesitaba y que hablaría ya mismo con sus padres, le contestó:

- " Es que somos 17 hermanos... ¿Sabes?... la otra vez pasó lo mismo. Otro camionero me dijo lo mismo que vos, pero... cuando se nos termine la plata, en uno o dos días, tengo que volver a "trabajar"...

Y dándole las gracias, le echó los brazos al cuello, le dió un beso en la mejilla , le dijo que no llorara más, y se alejó corriendo

!Qué cosa con los hijos!

Pensar que Dédalo, consiguió TODAS las plumas necesarias (¡y vaya a saber lo que tuvo que hacer para obtenerlas!) a fin de construir las alas y así escapar de prisión con su hijo, y siendo que el resultado final fue absolutamente satisfactorio.

Con todas las advertencias que le hizo...

¿Icaro tenía que arruinar la fiesta dirigiéndose al Sol?

Este amigo

La amistad es una fraternidad, y en el sentido más elevado, el bello ideal de la fraternidad.Es un acuerdo supremo entre dos almas que se han hecho necesarias una a otra, que han encontrado una en otra la mayor disposición para comprenderse, ayudarse e interpretarse noblemente" Pellico.
Tuve que encontrarte y escucharte
para saberte, amigo
que se brinda,
que no hunde raíces en su savia,
sino brindar afecto en sus palabras.
Tuve que encontrarte, así, a mi lado,
en esa sonrisa cómplice
que sólo tu y yo comprendemos
por parecernos tanto en ciertas cosas.
¿Sabes tú, amigo? entiendo tus palabras,
tus palabras que muerden, o que sangran
o ríen; comprendo tantas veces
tus silencios, tus penas cantadoras!
Es que quizá, las siento un poco mías,
¿Eras tú, aquel qué me enseñó
a querer las cosas bellas,
a anhelar lo real y lo soñado,
a sufrir, a reír, a ser amigos?
¿Eras tú, aquel ser qué silencioso
yo sentaba a mi lado en la butaca,
cuando estaba mirando una película?
Eres tú, amigo? aquel qué parecía
cantar en mis oídos
un canto de alabanza hacia la vida?
Asenté mis palabras en tu alma,
yo te hablé tantas veces sin saberte
sin saber ni yo misma que lo hacía...
¿Eras tú, amigo, aquel qué iba a mi lado
cuándo caminaba las tardes doradas del otoño
y pisaba las hojas del recuerdo?
¿cuándo miraba absorta ese cuadro
que te llevé a ver conmigo tantos días?
¿Eras tú, aquel que creció conmigo,
corriendo por las plazas,
respirando primaveras en los lirios?
Te sentaba a mi lado, en algún banco
y hablábamos desde siempre y por siempre,
sin hablarnos nunca.
Sin que tú lo supieras
estuve yo también junto a tus años,
en la misma presencia compañera.
Leímos tantos libros en silencio,
anduvimos las riberas,
vimos la arena iluminada
en el crepúsculo,
y te llevé y nos fuimos
a mirar las calles luminosas,
el asfalto mojado por lágrimas de hojas
abrazando la lluvia..
Quiero saber si eres tú! aquel
que no me dejaba cejar en mis empeños,
aquel que me empujaba a nuevos logros,
a vencer la derrota y la fatiga,
a sufrir sin derrumbes de horizontes
y a crecer en fronteras de esperanza...
aquel que caminaba con mis tardes,
en ese andar sin rumbo, como aliento,
aquel que libertó mis sonrisas.
La música se hizo luz en las palabras,
compartimos la belleza armoniosa
de los cantos.
En el recodo azul de los tantos caminos,
tu esperanza, tus penas,
escuché y aprendí sin conocerte.
Fuiste a mi lado, serás siempre,
yo te hice sin saber que tú existieras,
nunca tuve que buscarte, allí estabas,
nunca tuve que llamarte, tú acudías,
se nos fugaban las almas a lo bello,
se estrechaban fraternos horizontes.
Un puente en la sonrisa de dos tristes,
te escuchaba la ternura,
el dolor, la risa pronta.
Bebí de tus tristezas,
tu sonrisa me contaba tu horizonte,
me hundía en tus ojos la alegría
de saberte leal y generoso.
Mi mirada confiaba en ese eterno
calor de la amistad que nos habita.
Tal vez por sentirte parte de mi misma
te aprisioné quizá un poco mucho,
has cruzado conmigo tantas calles,
miraron nuestros ojos tantas cosas,
y a menudo,
se nos truncaron los pasos en lo hermoso.
De pronto...
te sorprendía la mirada dispersando las nubes.
Has oído conmigo tanta música,
hemos visto los colores de la vida,
tantas veces me escuchaste sin saberlo,
que me parece extraño que tú existas.
¿Recuerdas aquel día qué lluvioso
recorrimos, andando por la brisa
y cuándo escuchamos los trinos de los pájaros,
y nos llenamos de armonías, de canciones?
Te encuentro ahora tangible,
entonces sé que eras,
que sin conocerte estabas.
Y si mañana se nos pierden los caminos
andaremos, peregrinos del tiempo,
ahora y siempre,
me seguirás,
te seguiré acompañando,
y serás,
seré presente.
Seremos desde uno y hacia el otro,
un afecto eterno y sin distancias.
Eras, ya no,
ahora sos el presente
que me llena de esta alegría
que se ha volcado en mi alma y no al olvido,
sí, eres tú, !rescataste la nada!
!y aquí estás, AMIGO MÍO!.

La muñeca de Adela.

En la ancha y vieja casa solariega, Adela camina por las galerías, arrastrando su muñeca de trapos. Adela se siente muy chiquita en esa casa tan grande, una casa con tantas habitaciones, donde una larguísima galería se abre en tantas puertas. Pero lo que sí le gusta, es ver la cocina a leña; le encanta observar cómo cocinan, aunque la echan a menudo de allí porque molesta; en realidad, parece que...Adela molesta en todas partes; de todos lados la echan; !claro! ¡quién va a quererla, si está sola!

Sus papás hace mucho que murieron, y como la hija de esta vecina del campo siempre la quiso y jugó con ella, le pidió a su madre que la dejara estar con ellos.

La mamá aceptó debido a la insistencia de su hija Claudia, pero ahora está arrepentida, porque piensa que se ha "encaprichado" con la niña, y además, está preocupada porque teme que su hija se vuelva "tonta" ya que considera que Adela NO es una buena compañía, no sólo porque es estúpida, sino porque en el círculo social en que ellos se mueven, no es lógico que su hija,-!con el nivel que ellos tienen, por Dios!-juegue y comparta su tiempo con una "tontita"...

Las dos niñas tienen 9 años, pero la mente de Adela ha quedado "anclada" en los 2, porque tuvo meningitis. Claudia protege a Adela, la deja jugar con sus hermosas muñecas y todos sus juguetes; y la dueña de casa, cuando vienen visitas trata de que "no la vean"; y mientras Claudia no está, la maltrata; le pega, la amenaza, y Adela cuando Claudia vuelve de la escuela, llora y se refugia en su amiga...

Adela adora su muñequita de trapo, y la llama Da-dín; aunque Claudia se esfuerza en enseñarle a hablar mejor, su lenguaje es pobrísimo,y por más que se esfuerza no logra que aprenda, pero con la característica lógica de los niños, intuye que el camino para ayudar a Adela es su muñequita, y la arrulla, le hace vestiditos y le enseña, en su lenguaje casi de bebé, a cantarle una canción de cuna.

Adela se pasa horas en la tierra acunando a Da-din entre sus brazos; la madre de Claudia no pierde oportunidad en cuanto puede de maltratarla; le pega, la insulta, le quiere arrancar su muñeca, su más preciado tesoro.

Adela no entiende cuando la echan de todas partes, vuelve, y vuelve, y vuelve una y otra vez, produciendo cada vez más enojo en la dueña de casa, que cree que la niña se burla de ella; la mentalidad de la madre de Claudia es tan pobre y necia, y está tan enceguecida que no comprende las limitaciones de la pequeña; y cuanto más intenta alejar a su hija de Adela, más fuertes son los lazos que las unen.

Adela y su Da-din no se separan jamás; es "su" conexión con el mundo, su corazón, su boca, su cerebro...

Solo un día, un fatal día la deja unos minutos en su cunita(un cajoncito que armaron entre las dos amiguitas) y cuando vuelve a buscarla no la encuentra; la empieza a buscar enloquecida llorando; busca entonces a Claudia, para que la ayude, y comienzan a buscar por toda la casa, sin encontrarla; hasta que... en esa larga recorrida salen al patio de atrás y ven a la muñeca en una fogata adonde seguramente la ha tirado la madre de Claudia.

Adela se arroja al fuego para rescatarla, pero Claudia se lo impide y ella misma quiere sacar a la muñeca del fuego; sus vestidos, vaporosos, hermosos, se incendian y grita desesperada; acude su madre que enloquecida quiere apagar el fuego que hace presa de los vestidos de su hija; Adela se limita a mirar, asustada; su entendimiento no le permite comprender exactamente qué está sucediendo.

Claudia se está quemando, pero ha salvado los restos de la muñeca de Adela; así, con los vestidos en llamas, se acerca y le tiende la muñeca a Adela; en ese momento traen una frazada -que ha pedido a gritos la madre de Claudia mientras intentaba apagar en el cuerpo de su hija con sus manos-, la envuelve en ella, y sube al auto para llevarla al hospital más cercano, mientras grita insultos horribles a Adela, que la mira asustada.

Adela queda sola en la casa, y recorre las largas habitaciones solitarias; el fuego, crece, crece, crece en el patio donde la madre de Claudia lo alimentó.

Adela que vió muchas veces a la madre de Claudia quemando el pasto seco, lleva manojos de paja que hay en un galpón, hacia las habitaciones; cuando ve que todas ellas están iluminadas por el color del fuego, sale al exterior de la casa a mirar el espectáculo de las llamas, mientras acuna a DA-din y palmotea feliz, encantada por las largas lenguas de fuego que salen por los techos.