Loading...

Follow by Email

domingo, 4 de julio de 2010

Cecilia y el consejo del Hombre ARaña

Cecilia soñaba con volar, volar y mirar desde arriba su casa, sus amigos, su bicicleta, su perrito; por eso cada noche se preguntaba como podría lograrlo, hasta que pensó que había hallado la respuesta.

Como siempre observaba todas las cosas que podía hacer el hombre araña, decidió que iba a hablar con él y preguntarle como había logrado convertirse en ese héroe.

El hombre araña fue muy amable y le dijo que para lograrlo se había comido una pata de araña y que por eso podía trepar hasta donde quisiera . Puajjjj.... pensó Cecilia; no obstante le contó de su sueño y le dijo si él no le podía dar alguna idea para lograr cumplirlo.

- !Por supuesto que sí! Tendrías que comerte un ala de golondrina por ejemplo. Ella dijo: -¿un ala de golondrina? ¿Pero... cómo hago para conseguirla? !No se venden en el supermercado!

El hombre araña se quedó pensando, pensando y dijo: -no te preocupes, yo te la traigo. Voy a convencer a una golondrina de la bandada que me dé una para ti.

Y allá fue el hèroe, pero lo que sucedió fue que la golondrina le dijo que estaba totalmente loco, que si ella le daba una de sus alas no podría volar y que esa era su función en la vida, y que tampoco podría dar de comer a sus hijos, bailar haciendo figuras en el cielo y otras tareas que hacen a la esencia de un pájaro.

Pero como era generosa le dijo: -te daré una pluma de cada una de mis alas para que se las des a tu amiga.

El hombre araña volvió con las plumas y Cecilia.... !sí, sí, se las comió!... es cierto que le hicieron cosquillas en la garganta , fue difícil tragarlas...¿cómo iba a masticar plumas? ! Pero al fin lo logró!

A la mañana siguiente, apenas se empezó a hacer de día, abrió los brazos y salió volando por la ventana.

-!Qué divertido era aquello! Planeaba para aquí y para allá, hacía piruetas.... bajaba casi a ras de tierra y subía otra vez....!Genial! Eso de rozar apenas las copas de los árboles... y de pronto abrazarse con las nubes...!qué tal!
Volando muy, muy bajo se vio reflejada en un lago... una nena con el pelo largo, vestida con jeans y una camisetita rosa....y le gustó verse así.... era raro....rarísimo....!pero tan lindo!

Al cansarse de planear decidió posarse en un árbol de un bosque que estaba lleno de pájaros, que la recibieron muy bien, y se pusieron a conversar con ella, diciéndole que sabían que quería mucho a todos los animales.

!Y de pronto en la mitad de la conversación....pum!pim! Pam! Pum! Le dijeron:- hay que esconderse , son los cazadores...

Cecilia se escondió, pero estaba asombrada y les preguntó: -¿pero... por qué les tiran si son tan pequeños?¿para qué? ¿qué quieren?

Y los pájaros le dijeron: - Los hombres no quieren matarnos por algún motivo razonable, sino tan solo por el simple placer de vernos caer , ya que no nos perdonan no poder volar como lo hacemos nosotros.

Al fin he descubierto la razón por la cual los pájaros vuelan tan, pero tan alto por encima de nuestras cabezas.



viernes, 2 de julio de 2010

Presentación del libro de cuentos "La magia de las palabras" (IV)

Un momento cálido y agradable para mí, acompañada de mis seres queridos, mis afectos, mis amigos...



Ha sido un momento cálido y muy grato para mí, acompañada de mis seres queridos, mis afectos, mis amigos...

Presentación del libro de cuentos "La magia de las palabras" (III)





Presentación del libro de cuentos "La magia de las palabras" (II)