Loading...

Follow by Email

jueves, 15 de abril de 2010

Ropero antiguo

En el antiguo ropero de la casa abandonada, las perchas colgaban su desamparo.

domingo, 11 de abril de 2010

La cotorra Xi


Al embajador de la Argentina en Grecia le gustaban muchísimo los animales; por esa razón, habían alquilado una enorme quinta, y tenían allí una pequeña fauna variopinta; perros, gatos,ponys, conejos, pájaros, patos, gansos, y la cotorra llamada Xi.

Aunque tenían personas que los ayudaban y podían ocuparse de ellos, tanto al embajador como a su mujer y a sus hijos, les encantaba atenderlos personalmente y así lo hacían a diario.

Todos los animales estaban contentísimos allí; pero Xi se había convertido en objeto de reprensión por parte de sus compañeros , quienes le decían que se había tornado aburrida e insoportable y que de una buena vez !cerrara el pico!

Xi estaba ofendidísima y consideraba injusto el motivo por el cual la reprendían...increíblemente todos los demás animales decían que ella...


!se repetía! !se repetía! !se repetía! !se repetía! !se repetía! !se repetía! !se repetía! !se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!!se repetía!

Zoe, la joven delfín



Zoé preguntaba a su mamá:



-Por qué en esta casa no hay ningún espejo?



Y la madre insistía en que ese objeto no era necesario.



Pero Zoé , que estaba muy ilusionada decidió ir a una casa, y llamó insistentemente golpeando sus aletas.



Finalmente, abrió la puerta un hombre muy soñoliento –lo cual es lógico, teniendo en cuenta que eran las 3.10 de la madrugada- quien le preguntó que necesitaba.



Y Zoé le dijo:



-Hola, Don Hombre! ¿esteeee... Ud. No me conseguiría un espejo?



Y el hombre, ni lerdo ni perezoso, de inmediato le regaló uno.



Ella se lo llevó muy feliz a su casa, y empezó a dar vueltas para verse el lomo…!Qué tranquilidad! ! Era preciosa toda ella! El lomo también!



Poco tiempo después acudían en tropel para hacer lo mismo todas sus amigas, -mientras la madre con las aletas a ambos lados de la cabeza se decía : - ¡así son los jóvenes hoy!



Pero no tendría por qué haberse preocupado; poco después se formaba una larga fila de delfines adultos que también querían mirarse en el espejo.



La cosa se había complicado…eran tantos !



Empezaron a pensar como podían hacer para verse el lomo –!no todos iban a poder tener un espejo en su casa!.



Y esa es la razón por la cual los vemos saltando y dando vueltas en el aire.


Miran si se pueden ver el lomo reflejado en la superficie del agua.