Loading...

Follow by Email

lunes, 8 de noviembre de 2010

Las tumbas

Llegó al cementerio a visitar la tumba de su madre, cuando lo sacó de su recogimiento una catarata de gritos e imprecaciones sumamente confusas.
Dirigió la vista buscando de dónde provenía aquel ruido, pero no se veía absolutamente a nadie; decidió entonces comenzar a caminar hacia el origen de los gritos.

Se acercaba cada vez mas al lugar, y distinguió muy claramente una voz que sobresalía gritando y reprochando y alguien que respondía muy quedamente.

Llegó ante dos tumbas; una magnífica, y otra pequeña, humilde, absolutamente insignificante, que solo tenía una cruz; de la habitación del primero salía un torrente de insultos, reprochándole a su vecino como había osado colocar sus huesos cerca de personaje tan importante ,rico e influyente como era él, que no estaba acostumbrado a que gente pobre, poco refinada, prescindible lo rozara siquiera.

Dijo entonces el de la pequeña tumba que no era él quien había decidido donde lo iban a enterrar, pero que dado que iban a compartir toda la eternidad, lo mejor era no reñir, porque allí estaban.

Un nuevo torrente de insultos salió de la tumba del poderoso, quien sintiendo que le faltaban el respeto, y acomodándose los huesos, (claro que tuvo que hacerlo solo, lo que lo enfureció aún mas) se dio vuelta, absolutamente seguro que al darle la espalda a su vecino demostraba su importancia, su clase, su dignidad.

2 comentarios:

  1. Caray, Estela. ¿Quiere eso decir que hasta en el cementerio hay clases?

    TRemendo relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Yo disiento de Manel. Por fortuna la muerte igual al poderoso con el humilde. Por fortuna...
    ¡¡Esos espero!!
    Un abrazo
    Manel

    ResponderEliminar