Loading...

Follow by Email

jueves, 11 de febrero de 2010

Melquíades, el tucán.


Con un ala tapándose los ojos, el tucán Melquiades reflexionaba como podía hacer para salir de tamaño problema, que lo tenía sumamente preocupado y tristón.


Estaba haciéndose mayor, no cabía duda; él que siempre había sido un tucán emprendedor, que arrollaba con todos los obstáculos, ponía todos sus esfuerzos al servicio de lo que quería conseguir, y siempre lo había obtenido, y de pronto...

! se encontraba con esta dificultad que no podía superar!

Se preguntaba como podía suceder que no lograra algo tan sencillo, que había hecho toda su vida, sin pensar siquiera en ello, como algo natural.

Y ahora...esto! ¿cómo era posible?

En ese momento, se acercó su nieta al árbol en que se encontraba y levántandole el ala con que se tapaba los ojos-,le dijo:

- Desde hace unos días te observo que no logras que la pieza de comida que lanzas al aire, -como hacemos todos los tucanes- te caiga en el buche ni una sola vez, pero no tenés que estar triste....

Y dándole un beso de pico le dijo:

-!Te amo, abuelo!

5 comentarios:

  1. Bonita historia de amor.
    Melquiades tiene suerte de tener familia.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Qué tema más tierno. En él se refleja que con sólo una frase nuestro corazón late de otra manera.
    Precioso Estela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Todos tenemos que llegar al momento en que ya no podamos lanzar la comida, pero saber que los tuyos te quieren, es lo más importt¡ante.
    Preciosa fábula.
    bss

    ResponderEliminar
  4. Una fábula muy tierna y estremecedora. A veces el problema es que no nos dejamos ayudar y preferimos refugiarnos debajo del ala de nuestras preocupaciones.
    Un beso alado

    ResponderEliminar
  5. Creo que con tu texto describes perfectamente lo que es envejecer y encontrar dificultades en situaciones hasta el momento normales y sin problemas. Pero lo haces de una manera entrañable y tierna, quizá idílica en ese final con la nieta.

    Coincido con Manuel: con tan sólo una frase y tal vez un gesto o una mirada, nuestro corazón late de una manera distinta.

    Otro beso por mi parte

    ResponderEliminar